Colesterol: ¿amigo o enemigo?

El concepto de colesterol suele tener un matiz negativo y se presenta como el enemigo a combatir. Incluso hay mucho marketing relacionado con alimentos y productos que lo reducen para mejorar nuestra salud, siendo un mercado muy rentable.

Por eso será importante leer el artículo con la mente abierta, ya que muchos conceptos de este articulo van totalmente en contra de la cultura popular, pero basados en lo que muestra la ciencia y no los intereses comerciales (hay algunos artículos científicos que también lo hacen).

El colesterol es un lípido con funciones importantísimas para el ser humano. Es necesario en la formación y mantenimiento de membranas celulares, se encuentra en las vainas de mielina de las neuronas, es precursor de la vitamina D, hormonas esteroides y ácidos biliares (estudio).

Esta molécula es esencial para el ser humano y es fácil de entender sabiendo que el mayor porcentaje del colesterol lo produce nuestro propio cuerpo, principalmente en el hígado, pero cada célula podría sintetizar su propio colesterol en caso de necesidad extrema (estudio).

Recomendaciones actuales de niveles de colesterol

El nivel de colesterol es posiblemente uno de los marcadores de salud más conocidos. Desde hace una década la publicación de artículos científicos relacionados con este término supera los 10.000 de forma anual. Sin embargo, hay una controversia enorme entre muchos de ellos, generando una gran confusión incluso en profesionales de la salud.

Las recomendaciones actuales han cambiado en solo unos años desde un total de 250 mg/dl en analíticas durante la era previa a la administración de estatinas (1997) a los actuales 200 mg/dl (estudio)

Las lipoproteínas son las encargadas de transportar el colesterol en la sangre y tenemos dos tipos. Las lipoproteínas LDL, que son las encargadas de transportar el colesterol donde es necesario y HDL, que recogen el colesterol sobrante y lo llevan de vuelta al hígado.

Con los niveles de LDL (consideradas las malas de la película) ha pasado algo parecido y de unos iniciales de 130 mg/dl se ha pasado a los actuales 100 mg/dl. Incluso las nuevas guías europeas anuncian que habría que reducir al máximo posible los niveles de LDL, indicando que cuanto más bajo mejor. En caso de pacientes de alto riesgo cardiovascular se recomienda mantenerse por debajo de unos extremos 55 mg/dl.

¿Colesterol malo?

Muy pocos conocen la gran labor que ha realizado el Instituto del corazón Framingham. Esta asociación en el año 1948 reclutó a un grupo de 5.209 personas de una ciudad de EEUU que nunca habían tenido enfermedades cardiovasculares y los fueron analizando de forma periódica durante años. Todo este tiempo de investigación ha permitido identificar los principales riesgos para provocar enfermedades cardiovasculares (presión arterial, tabaquismo, estrés, diabetes, niveles de colesterol y triglicéridos, etc.).

El estudio ha seguido avanzando y ya está en la tercera generación, incluso en 1994 se reclutó a un segundo grupo multicultural que también esta proporcionado mucha información.

En una de las investigaciones publicadas después de 26 años de seguimiento, se pudo determinar que hasta un 35% de los pacientes con patologías cardiovasculares se encontraba por debajo de los recomendados 200 mg/dl de colesterol total. Incluso en algunos sujetos valores mucho más bajos (estudio). Por lo que, parece que algo se escapa a lógica del colesterol como único culpable.

En esta misma gráfica del mismo estudio, se puede comprobar que la media de la población supera ampliamente los 200mg/dl, incluso en el grupo que no sufría ningún tipo de patología cardiovascular.

Según la Fundación española del corazón utilizando estos baremos entre el 50 y el 55% de la población adulta tiene el colesterol elevado en España (articulo). Sin embargo, la mortalidad en España en el año 2017 debido a patologías cardiacas, cerebrovasculares e hipertensiva no llegaba al 28% (artículo)

Posiblemente muchos de nosotros nos hemos preocupado por estar por encima de estos valores, pero no merece la pena hacerlo y deberíamos centrarnos en otros marcadores más relevantes para el futuro de nuestra salud.

¿Es el LDL el responsable de los problemas cardiovasculares?

Si el colesterol total no es el problema, quizá debamos centrarnos en el LDL. Para la mayoría es el gran enemigo y seguramente uno de los parámetros más vigilados en cualquier analítica. Aunque normalmente este parámetro no se mide, sino que se calcula mediante ecuaciones (calculadora)

Pero en una investigación muy interesante realizada durante 6 años en 541 hospitales y sobre un total de 136.905 pacientes ingresados con problemas cardiovasculares, se comprobó que aproximadamente la mitad de ellos tenían valores inferiores a los 100 mg/dl y por tanto dentro de los parámetros óptimos (estudio)

Incluso un estudio más reciente con un seguimiento de 52.087 pacientes durante 10 años mostro que un nivel de colesterol muy bajo aumenta la mortalidad y no hay relación entre el nivel de colesterol y las enfermedades cardiovasculares (estudio)

Realmente no existe ningún artículo científico que muestre que niveles elevados de LDL, en presencia de triglicéridos bajos y HDL alto, se asocie a mayor riesgo cardiovascular

¿Debemos medicarnos para disminuir el colesterol?

Cuando hay muchos intereses económicos quizá la verdad puede ser más confusa de lo que pensamos y parece que ocurre con uno de los medicamentos mas vendidos en el mundo, las estatinas. Se estima que suponen un total de ventas muy cercano al billón de dólares en 2020 (estudio) y en facturación son el cuarto grupo de medicamentos más vendidos en el mundo.

Las estatinas han mostrado claramente su capacidad para disminuir los niveles de colesterol. Sin embargo, esta alta eficiencia hace que se corten de raíz muchos procesos metabólicos vitales para el funcionamiento de nuestras células (inhibición de la HMG-CoA reductasa). Por ejemplo, la coenzima Q10 un potente antioxidante y generador de ATP en la respiración celular de la mitocondrial, se reduce hasta un 40% (estudio). Como ya vimos en una entrada anterior la disfunción mitocondrial es la precursora de muchas enfermedades metabólicas (diabetes, cáncer, obesidad, etc.)

Según un artículo que evaluaba el ratio riesgo/beneficio de estos tratamientos, casi la mitad de las personas que tenían prescritas estatinas realmente no tenían necesidad de utilizarlas. Es decir, en muchos casos en vez de generar beneficios, ocasionamos perjuicios para nuestra salud.

Además, algunos artículos han mostrado que un descenso de colesterol LDL mediante estatinas, no supone ningún beneficio en la placa calcificada medida por tomografía (estudio)

Incluso algunas investigaciones revelan el efecto contrario, aumentando la posibilidad de calcificación de arterias coronarias por inhibición de la vitamina K2 (permite coagulación sangre) y agotamiento coenzima Q10 (estudio)

Los efectos secundarios de las estatinas son amplios, ya que disminuir la actividad mitocondrial supone un envejecimiento prematuro y daño metabólico. Pero hay algunos muy concretos y bien documentados:

  1. Debilidad y dolor muscular (estudio, estudio). En caso de necesitarlas se debería suplementar a la vez coenzima Q10
  2. Incremento de riesgo de Diabetes (estudio, estudio, estudio)
  3. Deterioro cognitivo y depresión (estudio, estudio)
  4. Disfunción hepática (estudio, estudio)
  5. Aumento de riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico (estudio)
  6. Disfunción eréctil (estudio) y descenso de niveles de testosterona (estudio)

Aunque también es cierto, que algunos de estos efectos secundarios son “camuflados” en otras investigaciones. Este un buen ejemplo (articulo), se asegura que las estatinas mejoran problemas de disfunción eréctil, pero combinado con sildenafil (mas conocido como Viagra)

Según algunas investigaciones la disminución de colesterol total por medios farmacológicos aumenta la mortalidad (estudio), por lo que quizá debas plantearte si debes utilizar este tipo de medicamentos

¿No debo preocuparme por tener alto el colesterol?

Los efectos de tener colesterol bajo pueden ser perjudiciales para la salud y tenerlo elevado puede suponer incrementos en la longevidad (estudio). El cáncer y la mortalidad por todas las causas son menores en los grupos de colesterol total más altos entre la población general (estudio). En un meta-estudio se pudo comprobar que el nivel de colesterol bajo conllevaba un mayor riesgo de fallecimiento por enfermedades respiratorias o gastrointestinales. También otra investigación interesante durante 15 años mostró que los que tenían el colesterol más bajo tenían más posibilidad de ingresar en el hospital debido a enfermedades infecciosas (estudio)

En esta investigación realizada con 6.333 participantes de mas de 65 años, tener un nivel elevado de LDL mostraba un menor riesgo de mortalidad por cualquier causa y si esta unido a niveles adecuados de vitamina D menor deterioro cognitivo.

Incluso se ha demostrado que en personas mayores de 60 años un elevado valor de LDL se asocia inversamente con mortalidad (estudio). Ya que el LDL está muy relacionado con el sistema inmune y durante infecciones los niveles disminuyen (articulo). Al parecer, el LDL (colesterol malo) es capaz de inactivar más del 90% de los productos tóxicos bacterianos (estudio). Por lo que disminuirlo de manera artificial no parece una buena idea.

El envejecimiento va acompañado de una paulatina pérdida de colesterol de la membrana de las neuronas del hipocampo (articulo) y esto supone deterioro cognitivo. En una investigación realizada en China con ancianos se pudo demostrar que los niveles bajos de colesterol podían servir como indicador de riesgo prematuro de deterioro cognitivo, siendo los niveles de colesterol dentro del rango alto los asociados a mejor desempeño cognitivo (estudio)

Es decir, tener un colesterol bajo puede ser perjudicial para la salud, sobre todo en edad avanzada. Por lo que si tienes un valor de colesterol elevado no te preocupes.

¿Qué es lo realmente importante para la salud cardiovascular?

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo después de muchos años y con gran diferencia, la principal causa de mortalidad en las sociedades modernas (articulo)

Parece que el principal problema en los eventos cardiovasculares es la pérdida de Glicocalix, que es la capa que recubre el endotelio vascular (estudio). Entonces, si el famoso nivel de colesterol total no es problema, ni siquiera el de LDL de forma aislada, debemos centrarnos en otros marcadores de salud quizá menos conocidos:

  1. Sensibilidad insulina o glucosa elevada en ayunas: el mayor marcador para predecir problemas cardiovasculares es la perdida de flexibilidad metabólica. Un exceso de glucosa en sangre y resistencia a la insulina, suponen además un grave daño para la pared vascular (estudio)
  2. Tensión arterial elevada: La hipertensión es un marcador importante de riesgo cardiovascular. Pero en algunos casos podemos hacer que las recomendaciones habituales para corregirla aumenten el problema. La insulina retiene el sodio a nivel renal (articulo) y esto implica un aumento de tensión arterial. Pero a la inversa, una reducción de sodio en la dieta implica resistencia a la insulina (estudio, estudio)
  3. Grasa visceral abdominal: La acumulación de grasa visceral es un factor de riesgo que cada vez muestra más importancia (estudio). Incluso en condiciones de normopeso o de bajo % de grasa corporal, la distribución de esta y su acumulación en la zona abdominal está muy relacionada con patologías cardiovasculares (estudio)
  4. Triglicéridos elevados: Un valor elevado implica una posible incapacidad para oxidar ácidos grasos y falta de flexibilidad metabólica (estudio). La resistencia a la insulina provoca una inhibición de este proceso esencial y una posible lipotoxicidad con efectos nocivos en órganos importantes como páncreas, hígado o incluso músculo cardiaco (estudio)
  5. Cociente CL/HDL: Tener el colesterol elevado no es un problema, siempre que el HDL sea también elevado. Existe un baremo que puede suponer una buena referencia (estudio):
    1. Cociente bajo (óptimo): < 3,62
    1. Cociente medio (mejorable): 3,62 y 4,8
    1. Cociente alto (peligroso): > 4,8

Es decir, si tenemos un nivel elevado de colesterol total, por ejemplo 250 mg/dl, pero un valor alto de HDL como 100 mg/dl no debemos preocuparnos, ya que estaremos en un excelente valor de 2,5.

Según esta misma investigación cocientes muy elevados estan muy relacionados con resistencia a la insulina

RESUMEN:

  • El colesterol es un aliado, no un enemigo. Si tenemos valores elevados no pasa nada, solo debemos fijarnos en el cociente colesterol total respecto al HDL sea bajo (inferior a 3,62)
  • El inicio de los problemas cardiovasculares fundamentalmente se debe a la pérdida de flexibilidad metabólica y resistencia a la insulina. Esto suele implicar valores de glucosa elevados en ayunas y también de triglicéridos. Una de las mejores herramientas para recuperarla es mediante la periodización de la nutrición
  • El ejercicio físico supone otra forma necesaria para mejorar el sistema cardiovascular, sin movimiento no hay salud. Tenemos dos opciones para conseguirlo de forma eficiente, entrenamiento de intensidad moderada de cierta duración o de alta intensidad (HIIT) con demostrados beneficios en mucho menos tiempo (estudio, estudio)
  • Si tenemos problemas cardiovasculares, debemos tratar la causa y no los síntomas (alteraciones de los niveles de colesterol). Mantener los hábitos de vida que nos hicieron enfermar no será la solución por mucho medicamento que utilicemos para disminuir el colesterol o la tensión arterial. Solo servirá para camuflar un problema que sigue existiendo, incluso hasta agravándose en el caso de las estatinas
  • Si tenemos problemas de hipertensión la opción de dietas bajas en sodio puede suponer más perjuicio que beneficio, incrementando el riesgo de resistencia a la insulina. La mejor recomendación es un equilibrio de sodio y potasio como ya vimos en otra entrada
  • Disminuir la ingesta de azucares y grasas trans, los verdaderos culpables a nivel nutricional. Esto se puede conseguir fácilmente si eliminamos los alimentos procesados y consumimos fundamentalmente alimentos naturales
  • No hay problema por ingerir alimentos grasos, incluso saturada. Solo debemos evitar las grasas trans y el desequilibrio Omega 3-Omega 6, sobre todo si estos son aceites vegetales (articulo)
  • La vitamina D tiene muchos beneficios para la salud y su deficiencia aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (estudio). Un nivel bajo de vitamina D está muy relacionado con bajos niveles de HDL (estudio).

Un comentario en “Colesterol: ¿amigo o enemigo?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: